martes, 14 de septiembre de 2010

Articulo de Opinión: LA FERIA DEL CAMBIO O DEL CAMBIAZO.


Para nadie es novedad que esta ha sido la feria del cambio, del cambio de recinto y muy poco más.
Aseguraban, en el lugar del reparto de abanicos y programas, que se hacían más abanicos y menos programas porque la gente es lo que quería. Puede resultar esto lógico, cuando las novedades y actividades culturales, si es que las había, eran realmente poco atractivas. Un concurso de mascotas donde no se sabe bien si lo que hay son animales de compañía o un zoológico, donde todo bicho vale, incluso los protegidos y en peligro de extinción, linces, tortugas, zorros faisanes, coatís, hurones, camaleones…Un concurso de cante de canarios y no podía faltar, como gran oferta cultural, concentración un día de Renault 5, otro día de minis, otro de motos antiguas y al siguiente de 600.
Otra novedad es la desaparición de los cabezudos en el año que hubiesen cumplido 100 años como tradición en nuestra ciudad, al parecer aduce la concejala, que ello es debido a que los niños se asustan porque estos le pegan; vaya. También se reduce a una, las dianas, por que las asociaciones de vecinos, de algunos barrios, no quieren que los despierten tan temprano. Aquí a cualquiera se le hace caso y se le pide opinión. Para que vuelvan los cabezudos “se hablará con unas familias que los portan”, sorprendente.
Los conciertos se trasladan a un nuevo lugar con aire acondicionado, porque parece ser que la feria de Almería ahora debe de tener fresquito artificial, nada de casetas al aire libre, un recinto con muy mala acústica según los entendidos, lógico siendo un pabellón de deportes. Se traslada allí también el concierto de la OCAL que era una de las actividades más atractivas por su celebración junto al mar.
Pero el fiasco mayor era el acceso al recinto y el aparcamiento. Todos los caminos conducían al mismo sitio. Hablaban de cuatro accesos. Si iba uno por la carretera de Nijar llegaba a la rotonda del Estadio, si era por la autovía ídem de lo mismo, si era por el Camino de la Goleta te conducía a una primera rotonda donde dos acceso solo eran para bus y taxi y el tercero te llevaba al pabellón y de ahí a la entrada del parking, igual que si lo hacías por la carretera de Sierra Alhamilla, cuatro accesos que conducían a una misma rotonda. ¿Y el que no iba a la feria que iba a su casa en la Cañada o al Aeropuerto? Pero es que después de más de media hora en cola, llegabas al parking y estaba lleno, a buscarte la vida. Y eso que costaba la no despreciable cantidad de cinco euros, fueses a estar 24 horas o solo dos.
El recinto ciertamente es amplio, pero primero había que llegar; no obstante, no cabe duda, que se tomará nota y con un año por delante todo esto será mejorable, incluso habrán crecido los árboles, eso si no los talan 15 días antes, claro.

Ginés J. Parra Córdoba.
Educador Social Almería, 05 Septiembre 2010
Publicado en La Voz de Almería el 14 de septiembre de 2010

1 comentario:

elena dijo...

Gines
Totalmente de acuerdo con tu escrito.
¿como se puede consentir una exibicion de mascostas protegidas?
y la desaparacion de los cabezudos? porque asustan a la concejala eso es un trauma que tiene de pequeña y ahora que puede a pillao la oportunidad para liquidarlos, que verguenza de verdad.
¿y las dianas? que ilusion te hacia sentir los cohetes matinales,que te preparaban el cuerpo para todo el dia de fiesta